Ni una menos

Cuando tenía 3 años mi mamá me encontró en el patio de Paez 1412, en Ramos Mejía, con una palangana llena de agua entre las piernas. Adentro había un bebé miniatura de juguete. Estaba reconstruyendo la escena del crimen de una chica que habían encontrado flotando en una pileta. La nena se llamaba Jimena Hernández y su asesinato hasta hoy no se resolvió. Mi mamá se asustó. Creo que la palangana voló de una patada. Esa fue mi primera chica muerta.

Años más tarde-muchísimos más tarde-recuperé esa anécdota infantil en terapia cuando la psicóloga me preguntó por qué escribía “esas cosas tan tremendas” en mi trabajo.

Escribo policiales para no tener miedo. Y porque es una forma de seguir jugando. Ese día recreaba con la muñequita lo que había visto en la tele sobre Jimena porque tenía miedo de aparecer flotando en una pileta. Es mentira que una se acostumbra a contar estas historias. Con cada chica muerta vuelvo a tener el mismo miedo que a los 3 años. El año pasado el temor se multiplicó por 277, ese fue el número de femicidios en Argentina. Flotando en una pileta, baleada en medio de un charco de sangre, ahorcada, tirada en una alcantarilla, quemada, en una bolsa. Tengo miedo de aparecer así. Soy una candidata a ser una chica muerta por una sola condición: soy mujer. Eso lo aprendí el día de la palangana. Más tarde supe que tenía nombre: machismo.

Ya no me alcanza con escribir para dejar de sentir miedo y enfrentar al machismo Por eso, cuando una amiga querida y admirada me dijo que mañana se juntaban a leer, a decir “Basta de femicidos”, le dije que sí. Y ahí estaré sublimando mis temores. Poniéndole el cuerpo a una actividad que, en el encuentro con otros, será sanadora. Somos muchos los que hoy nos plantamos para decir “Ni una menos”. Ni una chica muerta más.

11070137_351663478358174_5679408756825038420_n

Anuncios

2 thoughts on “Ni una menos

  1. Hoy, cuando te escuché por la radio a la mañana, pensé, casi como si estuviera por leer esto, por qué siempre esos temas, imprescindibles pero también dolorosos. Luego, busqué una flor de loto, no la encontré, aparecí acá: ahora, entiendo. No tengas miedo.

  2. Hola, ¡¡María!! Somos del Colegio de la Ciudad (barrio Belgrano, Capital Federal).
    Nos gustaría invitarte a un taller que se realizá al interior del colegio llamado “Ciudad en Marcha / ONG” donde los pibes y pibas laburamos las problemáticas que nos preocupan e interesan cambiar.
    Este año estamos analizando y desnaturalizando la violencia de género, ¿qué es y cómo se llega?
    Nos encantaría tenerte con nosotros para poder debatir y que nos cuentes un poco desde tu perspectiva.
    Agradecemos si nos pudieramos comunicar vía mail (luciasanchez410@hotmail.com). ¡Saludos! ¡Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s